martes, 1 de noviembre de 2011

"te tengo que querer por que sos la novia de mi hijo"

Cacho me vino a buscar después de décadas de no vernos, me dijo que quería volver y le dije que no creía, entonces me rogó que lo acompañara a almorzar con la madre por que sólo se quedaba dormido.
Cuando nos abrió la puerta la mujer se sorprendió de verme y su sonrisa de alegría se transformó en una trompa arrugada.
Nos sirvió pastas mientras no volaba una mosca ni había un mínimo intercambio de palabras. Cuando por fin se sentó nos contó la historia de una ex amiga que tenía en su juventud que era "muy mala persona" y "justamente se llamaba Lola" (recalcó mirándome fijo). "A veces uno tiene que querer a alguna gente" continuó, "yo te tengo que querer si sos nuevamente la novia de mi hijo". Cacho y yo nos miramos con signos de interrogación en nuestros ojos. "Y Amalia era tan buena..." decía su madre mirando la foto de una chica que tenía en su aparador, "era tan para vos Cachito, no sé por qué no la elegiste...". En ese mismo momento sonó el teléfono, la madre corrió a atender "Hay nena!! justo estábamos hablando de vos!, pero ahora no puedo hablar, llamame después", dijo y cortó.
"¿Por qué te llama Amalia?" preguntó cacho alterado
"Por que me quiere nene"
"Pero, ¿de qué hablan?,¿qué tiene que ver que te llame a vos?"
"Es mi amiga!!, me cuenta cosas!!" gritó la madre.
Cacho me miró resignado . Cuando nos fuimos me pidió que lo  acompañara a una plaza.
"Por? para qué?" le dije yo
"Necesito sentirme libre" me dijo corriendo a revolcarse en el pasto

No hay comentarios: