martes, 25 de enero de 2011

el extraño viaje


Iba caminando por un barrio y me perdí.En buenos aires creo que me pasó sólo una vez eso , cuando vine a vivir acá que no conocía las calles,pero ahora que me conozco todo me resultó muy extraño no saber dónde estaba.
Las calles no me sonaban conocidas y el barrio tampoco. Caminé y caminé desde las 11 hasta las 12. No quería preguntar ya que si preguntaba temía que se aprovecharan de mi o pensaran que estaba loca.No confío en nadie últimamente. Caminé hasta entrar en una especie de pasillo ancho al aire libre lleno de persianas semi abiertas de las que salía olor a comida. Me metí en una, los que la atendían eran extranjeros y no me aceptaron pesos, por lo tanto no pude comer. Seguí caminando, los colectivos eran de dos pisos ...verdes...mmm,claro...eran todos rubios, empecé a sacar mis conclusiones.Había tréboles en los carteles y la ciudad estaba impecable. Estaba en Dublin. había ido a tocar...¿cómo había podido olvidarme?. Se ve que estaba con mucho stress.Ahora el tema era recordar en dónde estaba alojada y dónde estaban los demás.Y en dónde íbamos a tocar!!.
Paré en un bar pensando en cómo les iba a pedir que por favor me dieran de comer y después pensábamos cómo les pagaba y cuando estaba tramitando eso vi un póster nuestro pegado en la pared.Me dieron todo gratis y me instalé acá a esperar a los chicos.

2 comentarios:

Escribir es seducir dijo...

A VECES UNO SE PIERDE!!!!!!!!! EN MUCHOS SENTIDOS QUIZÁS ES MEJOR !!!! ESPERO QUE HAYA ENCONTRADO EL CAMINO DE VUELTA A CASA

SALUDOS

lola dijo...

y...el camino de vuelta es ir al aeropuerto a tomar un avión...