miércoles, 14 de octubre de 2009

partio mi ex barba

El barba se fue.
Lo acompañe a Ezeiza, estoy extenuada.
Amo ezeiza, ese clima a viaje, a que te vas a volar por el mundo, a que es un lugar que en realidad no es.
Un lugar de paso, de transito.
Me encanta.
La gente iba y venia y el barba se habia ido hacia una hora pero yo estaba ahi en uno de los bares y no tenia ganas de irme.
Veia ir y venir a la gente con valijas, con cara de extraños, con vestidos raros y looks diferentes.
Todo parece nuevo en Ezeiza : sin historia.
A veces en mis viajes disfruté más la terminal y el aeropuerto que el lugar al que iba.
En londres en el aeropuerto habia chicos que atendian bares o mostradores que yo juraba que eran argetinos y les hablaba en español y me respondian en ingles y yo me reia por que pensaba que era una joda. Despues me enteré que eran de la india.
Conclusion: la gente de la india parece argentina.
Y esa extrañeza de estar en otro continente es mágica, necesito eso de nuevo. Todo, todo ,todo aunque sea parecido es bien diferente. Los programas de tv en españa, con ese ritmo y esa forma de hablar que me encanta, y la amabilidad de la gente en todos lados!!
Igualmente esa extrañeza me ha pasado aca en buenos aires tambien. los barrios son tan diferentes entre si...Una vez me dormi en el subte,me despertaron en la ultima estacion que se acababa de inaugurar "congreso de tucuman".
Igual en el cartel, no se por que, yo lei solo "congreso" y fue como transportarme en el tiempo, me pregunte"¿yo no subi en la linea D??" y nada me respondia.
Fui subiendo escalones sin tener la menor idea de si en los tuneles oscuros me habia materializado en otra linea o que habia pasado...
Cuando llegue a la vereda miraba y no reconocia el barrio. Me daba verguenza preguntar "Donde estoy", pero a los diez minutos me desespere por que no caia en la cuenta, asi que manoteé un brazo cualquiera que pasara y pregunte "Por favor ¿donde estamos?". "Si yo supiera" me contesto un viejito de 1 metro 50 y me mandó de un cachetazo a mis 90 años.
Empece a caminar re perdida, termine en vicente lopez llorando de impotencia.
Una señora me pregunto si me acordaba como me llamaba y llore mas fuerte por lo patetico de la situacion, asi que la señora aco sus propias conclusiones y llamo una ambulancia.
Los chicos de la ambulancia macanudos, justo terminaban el turno asi que fuimos a comer unas pizzas a MI barrio que yo ahi si me ubicaba.
Como cambian las sensaciones ante lo conocido...

6 comentarios:

Äriastóteles Lumínico dijo...

Todas las despedidas son tristes, Lola, TODAS.

Lucía dijo...

Las despedidas, las llegaas ...
todo prosigue su paso sigiloso.
La conclusion me encantó , es algo que me eriza la piel... eso de tener razgos autoctonos y de parecernos mucho a ellos.

Un beso che.

M.rolez dijo...

me encanta tu Blog ! un beso

Pablo dijo...

jajajaaaaaaa comiendo una pizza con lo muchacho de la ambulancia!!!! Ahi está la argentinidad!

felicitaciones. ojala cadavez que nuno llora por algo, pueda concluirlo de esa manera.

besos!

victoria dijo...

Todas las despedidas son muy tristes sobre todo siestas son para siempre y no te ha dado tiempo de nada,,gracias por compartir,Con cariño Victoria,España..

victoria dijo...

Gracias por compartir este blog,me pierdo en él,me enamora..Con cariñoVictoria..