miércoles, 14 de noviembre de 2007

EL MIEDO

Cuando era chiquita mi preocupacion mas grande era que me hagan una colita de caballo sin montañas y las cosas pasaban pero yo no dimensionaba tan seriamente los hechos.Ibamos en un citroen redondo de puertas amarillas y yo apenas llegaba a la ventanilla,veia las cosas desde abajo, los arboles , las hojas secas y no tenia miedo, aunque la epoca era terrible y pasaban cosas terribles, como encontrar rota a patadas la puerta de casa y no poder hacer nada mas que mudarnos.
Dias de sol, algunos y todo era enorme, las veredas anchas de La Plata, la mano de mi mamá, la puerta de mi casa-castillo. Los anteojos de papá, los anteojos negros que hoy serian super fashion .
Mudanzas , mudanzas, y para mi era genial, descubrir nuevos espacios , inaugurar nuevas habitaciones, escuchar nuevos sonidos. Eso hace que hoy tal vez sea mas felxible, pueda moverme de aca para alla y vivir en cualquier lugar y sin embargo, de adulta cambio de ciudad , de casa pero el miedo que antes nunca tuve me sigue , ahora,como una sombra.Es raro convivir con miedo pero actuar igual todo el tiempo, es como bailar con el , todo lo que me da miedo es justamente lo que hago: cambiarme de ciudad, vivir sola, separarme, volver a armar pareja, cambiarme de trabajo, hablar con mi jefe pidiendo lo que creo que es justo, todo tranquila con el miedo escuchando en un rincon, que se que no se va a ir, pero eso no me impide actuar.Nunca lo dejo crecer, es como un miedo niño pobre que nunca puede ni podra madurar,pero que esta instalado. Supongo que si esos miedos crecen son los famosos ataques de panico, ¿no?. Por eso creo que debo estar siempre activa, siempre. Primero por que amo lo que hago, por que las busquedas e incertidumbres son parte de la vida, por que agradezco no haber vivido de adulta una epoca negra tan opresiva como la que vivieron mis viejos sin haber podido expresar su libertad. Hoy hay problemas, los hay,si, pero no tienen comparacion....en mi opinion.
Agradezco estar viva, ser libre y que me guste tanto lo que hago, por que cada cosa que hago (me lo enseño mi abuelo) la hago con amor, sea lo que sea que uno haga o le toque hacer para vivir , y asi la vida toma color y el miedo queda niño.